Skip navigation

Category Archives: Derecho

Hay dias que uno se siente solo, vacío. Que no vale nada para nadie y nadie vale nada para uno. Que comúnmente las personas le llaman depresión, una etapa mas del vivir es aceptar las altas y las bajas, aprender de un combate, si se gana o se pierde, algo se gana, y es experiencia. El sabor de la victoria es dulce, si se ha ganado con honor, y el sabor de la derrota al principio es amargo, ya que se espera ganar, ese es el deseo de todos, la victoria, y bien se dice que a nadie le gusta perder, pero casi en todas las actividades solo gana uno, pero cuando se ha dado el esfuerzo máximo en una competición se llega a disfrutar sea cual haya sido el resultado.

El ganador, el vencedor que se ha alzado con la gloria sabe que ha sido el numero uno, por circunstancias, suerte o bien, talento. Que seria del ganador, si no hay un perdedor que fue un excelente competidor, entonces se entiende de una victoria fácil, y tal vez vacía.

Nunca podremos medir nuestra máxima capacidad si no nos enfrentamos con excelentes competidores. A personas que saquen nuestro ojo del tigre, los segundos lugares que se van con la frente en alto, sabiendo que dieron lo mejor y mejoraran para ser el primero. Ganar lo puede hacer cualquiera, pero ser un buen ganador no, el buen ganador debe tener humildad, reconocer al rival, deportivamente correcto, como últimamente mencionan, “Jugar limpio”

Esfuerzate al máximo, pero no significa que seras ganador, solo tendrás lo que te corresponde, lo que mereces.

El camino es incierto, y no esta lleno de victorias, como todo en esta vida esta lleno de altibajos, y con seguridad puedo decir que el que sabe ganar, también sabe perder…

Nadie puede enseñarte a ser un buen ganador o un buen perdedor, ya que como dice un proverbio tailandes;

“Nadie puede enseñarle a nadar, a un cocodrilo.”

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Anuncios
Pena de Muerte

Cama donde comunmente se cumple la sentencia.

Todos los seres humanos tienen algún sentimiento en el fondo, que a veces por ser una figura publica que representa el respeto y temor de la ley. Aunque esta persona solo era un empleado del Estado que aplicaba la orden que se le asignaba, al fin y al cabo todo trabajo “legalmente aprobado” es digno, ¿O no?
Un policía municipal de McAlester E.U.A. relata un poco de los daños colaterales de ser un “verdugo”
“Al día siguiente, nadie habla de ello”

.
Tengo 46 años. Nací en Chicago. Me establecí en Oklahoma con mi mujer. Al llegar, empecé a trabajar como guardia en el centro penitenciario de McAlester. Me quedé 12 años. Hoy soy agente de seguridad en un gran casino y por nada volvería al Big Mac, sobrenombre de la prisión. Participé en quince ejecuciones. Formé parte del strap down team, el equipo encargado de atar al condenado a la mesa de ejecución antes de la inyección letal. El trabajo es sencillo: acompañamos al condenado hasta la mesa y nos encargamos de que se tumbe. Cada uno -somos cuatro o cinco- ata en un minuto una parte del cuerpo: el pecho, un brazo, una pierna o un pie. Cuando el tipo ya no puede moverse, salimos y esperamos. Cuando nos dan la orden, volvemos a entrar y colocamos el cadáver tal cual está, con las agujas en los brazos, las jeringuillas, todo, en una bolsa para cadáveres para que se lo lleven al depósito. Y se acabó. Todo el mundo vuelve a casa. Al día siguiente, nadie habla de ello. Si te han elegido para las ejecuciones es porque han visto que eres fuerte y tranquilo. Si dices que te incomoda, los compañeros se burlarán. Incluso los reclusos se enterarán y dirán: ‘¡Qué pasa gallina, creía que eras un tipo duro!’. Nunca olvidaré las caras de los condenados al atarles. Hemos convivido durante años, hemos compartido cosas, y la noche de la ejecución te miran como diciendo ‘Mierda Dirk, ¿por qué participas en esto?’, y tú contestas: ‘Me han elegido, ahora tienes que tumbarte’. Me acuerdo de un tipo que sufrió un paro cardiaco en su celda. Fui yo quien avisé a los servicios de emergencias. Al volver del hospital me dijo: ‘Gracias, Dirk, me has salvado la vida’. Unas semanas más tarde, le ejecuté. Me parece una locura cuando pienso en ello: le salvé y luego le ejecuté”.

“Un hombre pidió cereales para niños como última comida”

.
“Los días de ejecución, mi trabajo como adjunta del director consistía en supervisar técnicamente el proceso, por ejemplo el transporte de las sustancias mortales hasta la sala. Si ocurría algo fuera de lo habitual, se lo comunicaba al Estado. Como cuando algunas ejecuciones se alargaban. Muchos reclusos eran ex drogadictos cuyas venas estaban dañadas. El equipo no conseguía colocar la aguja correctamente y sobresalía. Volvía a pinchar y volvía a empezar: verlo era terrible. Las familias de las víctimas asistían en silencio a la ejecución y se iban rápidamente. A veces, también estaba la familia del condenado, aunque muchos reclusos les pedían que no asistieran. Recuerdo a una madre que golpeaba el cristal ante su hijo al que estaban ejecutando, llamándonos asesinos. Al final se desmayó. Esa noche estábamos muy afectados. A veces, los abogados también lloraban. A menudo tengo la sensación de haberme vuelto insensible. Un recluso me marcó, un hombre que pidió como última comida unos cereales para niños, con un tazón de leche. El jurado lo declaró culpable, pero siempre pensé que era un retrasado. No tenía familia y parecía feliz. La noche de la ejecución no dijo nada al tumbarse. Solo ‘¡gracias!’, con una sonrisa angelical. Esa noche, por primera vez, lloré volviendo a casa”.

“Mi padre ya ataba a la gente a la silla eléctrica”

.
“Para mí las ejecuciones son casi una historia familiar: cuando era un crío, mi padre ya ataba a la gente a la silla eléctrica. Estoy a favor de la pena de muerte sin remordimientos. Pero no le voy a decir que los 25 tipos que ejecuté eran monstruos. Nosotros, por nuestra parte, hacemos nuestro trabajo con profesionalidad, y en general, todo sale bien. Una vez, sin embargo, me hizo reflexionar un tipo que perdió la cabeza una noche y disparó, sin apuntar, contra la esposa de una personalidad importante de Oklahoma City. El tipo no tenía antecedentes. Era divertido e inteligente, una buena persona a la que todos queríamos. La noche de su ejecución, cuando fuimos a buscarle a su celda, estaba inconsciente: se había tragado todos los comprimidos que había logrado esconder a pesar de los registros. Le llevaron de urgencia al hospital donde le hicieron un lavado de estómago. Cuando recuperó el conocimiento le trajeron de vuelta al centro penitenciario y terminamos lo que teníamos que hacer. La prensa le dio demasiada importancia y confieso que al equipo le afectó mucho. Pero somos funcionarios y aplicamos las leyes. Si te cuestionas las cosas no puedes hacer este trabajo, está claro”.

“Dios no me lo reprochará”

.
“Durante años, mi trabajo consistió en vigilar a los condenados y darles su última comida. Por 15 dólares como máximo pueden pedir lo que quieran. Con los 35 condenados que conocí, siempre traté de mantener la distancia. Una noche, sin embargo, un tipo me pidió que tomara la última comida con él en su celda, lo que está totalmente prohibido. Me lo suplicó y me dijo una cosa extraña: ‘En un rato, cuando esté con Dios, le voy a decir cómo os portáis con nosotros’. No sé por qué, pero acepté. Le quería mucho y habíamos crecido juntos, durante 11 años. Comimos, hablamos de Dios y de nuestras familias, y cuando volví a mi casa, por primera vez me vine abajo: llorando, pedí a Dios que me ayudara y me emborraché. Por aquel entonces bebía bastante para olvidar. Hoy soy policía municipal y sigo atormentado por un montón de pesadillas. Nunca le he hablado de ello ni a mujer ni a mis hijos ni a mis amigos. Moriré con ello, pero sé que solo cumplí con mi deber y Dios no me lo reprochará”.

“En los ojos de los condenados vi un miedo casi animal”

.
“Dirigí durante 10 años al equipo que ata al condenado a la cama de ejecución (strap down team). No es una vocación, pero el centro penitenciario es la principal fuente de empleo de la ciudad y cuando me propusieron que trabajara en las ejecuciones, acepté. Actualmente trabajo en el sector de los equipamientos y lo prefiero. Cuando buscas a un hombre en su celda observas el miedo en sus ojos. Es un miedo muy extraño, nervioso, casi animal, pero resignado. Nunca he visto a uno de esos tipos resistirse. Avanzan despacio por los pasillos y te hablan de cosas raras, del tiempo, del partido de fútbol o te dicen: ‘Layne, la vida va a ser mejor allí arriba’. O bien se alteran y te dicen: ‘¡Eh, Layne! Sabes que va a haber una llamada del gobernador y que no voy a morir esta noche’. Ante la puerta de la sala, a veces sufren temblores, a otros les cuesta respirar e incluso algunos se desploman y hay que cogerles suavemente por debajo de los brazos para llevarles hasta la mesa. Para mí, lo más duro era volver a casa: te despides de tus compañeros, andas por el aparcamiento, es de noche, todo está tranquilo. Te subes a tu coche, arrancas y conduces en silencio. Piensas en lo que acaba de pasar y te parece irreal. Te dices: ‘He hablado con un hombre hace media hora y ahora está muerto’. Llega un punto en el que tienes que dejarlo. Yo esperé 52 ejecuciones. Nunca le he hablado de ello a nadie”.

“Los partidarios de la pena de muerte deberían asistir a las ejecuciones”

.
“Cuando era el director del centro penitenciario de McAlester, me decía: ‘No lo olvides, Ron, trabajas para el Estado de Oklahoma y para la ley’. Siempre he evitado pensar en el lado bueno o en el malo de la pena de muerte: son los tribunales los que juzgan. Los políticos defienden el sistema, nosotros lo aplicamos. Si los partidarios de la pena capital asistiesen a las ejecuciones, quizá tuvieran otra opinión. Es muy fácil sacar pecho diciendo que hace falta que los asesinos sufran más. Siempre he tenido ganas de invitar a esos bocazas a asistir a dos o tres ejecuciones: ir a buscar al tipo a su celda, sujetarle cuando se tambalea, pedirle que diga sus últimas palabras a su madre desconsolada o a su hijo y hacerle una señal al personal para que empiece la inyección. Para las familias de las víctimas seguro que es diferente y respeto su decisión. Como director, una parte de mi trabajo consistía en recibirlas y avisarles: ‘Cuidado, esto quizá no les aporte lo que esperan’. El Estado y los medios de comunicación aseguran que ayuda a decir adiós, que uno se siente más en paz una vez que el tipo ha sido borrado de la faz de la Tierra. Gran parte de lo que he visto hace que lo dude. La paz viene del interior, no del espectáculo de una ejecución. He tratado de ser lo más respetuoso posible con las familias de las víctimas, los condenados y sus familias. Con frecuencia, estos nos decían gracias antes de la inyección. Espero que esto pruebe que les tratamos con dignidad”.

A veces nos quedamos sin palabras ante algo que es mas allá de nuestra comprensión, sentimientos que espero nunca tener…

Visto en: Dogguie.com

Las ideas mas comunes de los jurístas aceptan que existen dos grandes ramas

Del derecho: Derecho Privado y Derecho Público.

El Derecho Privado es el que concierne a los intereses privados de los individuos particulares, que rige las relaciones de este órden entre ellos.

El Derecho Público es la rama que se refiere a las normas que rigen el interes del Estado como representante de una Nación, el de la sociedad como tal, y la organización de las cosas públicas.

el Derecho Privado tiene a su vez a los siguientes:

• DERECHO CIVIL.- es la rama del derecho que se ocupa del estudio de las relaciones civiles de los individuos entre sí como particulares, su estado, su capacidad, la organización de la familia, el régimen de los bienes y el estudio de los contratos

• EL DERECHO MERCANTIL.-se ocupa del estudio de las relaciones civiles de los individuos como particulares cuando éstos tienen el carácter de comerciantes o, sin serlo ejecutan actos de comercio.

• DERECHO DEL TRABAJO.- se ocupa de estudiar las relaciones de los individuos particulares, que guardan la situación de ser patrones y trabajadores.

El Derecho Publico tiene las siguientes ramas.

• EL DERECHO CONSTITUCIONAL.- se ocupa de determinar la forma del Estado como representante jurídico de una Nación; así como determinar la extensión de los derechos de esos poderes respecto a los individuos como tales y como ciudadanos.

• EL DERECHO ADMINISTRATIVO.- tiene por objeto la organización y funcionamiento de los poderes públicos, en cuanto constituyen un gobierno o poder ejecutivo y determina la organización y la actividad, a la vez jurídica y técnica de ese poder en su aspecto de administración pública, es decir de poder ejecutivo, asi como la extensión de sus facultades y prerrogativas frente a los particulares.

• DERECHO PENAL.- determina los delitos y las sanciones que deben ponerse a quienes las cometen.

• DERECHO PROCESAL CIVIL.- tiene por objeto la organización de los tribunales civiles, su competencia y su jurisdicción, así como la determinacion de los procedimientos que deben seguirse para hacer efectivos, es decir para realizar los derechos civiles de los particulares, como tales, mediante un procedimiento formal llamado proceso.

• DERECHO PROCESAL PENAL.- tiene por objeto la organización de los tribunales represivos, su competencia y la determinación de los procedimientosque deben seguirse para la averiguación de los delitos y castigo de los responsables de ellos.

• DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO.- determina los derechos y los deberes respectivos de los estados en sus relaciones mutuas.

• DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO.- tiene como principal objeto la resolución de los conflictos de jurisdicción, aplicables a los actos jurídicos que verifican los individuos de un país con otro.

Visto en ElRinconDelVago.com

IUS NATURALISMO:

El derecho natural es también conocido con el nombre de ius naturalismo. El ius naturalismo del latín ius= derecho, y natura= naturaleza, es una corriente de la filosofía del derecho que afirma que al menos una parte de las normas convencionales del derecho y la moral están asentadas en principios universales e inmutables; este conjunto de normas conforman el derecho natural. El origen de los principios del derecho natural, dependiendo del autor es dado por Dios, la naturaleza de la razón.

Para los seguidores del ius naturalismo, las normas que contravengan estos principios son injustas y carecen de imperatividad legal, aún cuando hayan sido promulgadas por la autoridad competente cumpliendo los requisitos formales exigibles. Tradicionalmente el ius naturalismo se ha contrapuesto al ius positivismo pues desde este la validez de la norma jurídica es independiente de su valor normal.

En la actualidad, no obstante, la mayoría de las teorías jurídicas son teóricas eléctricas. Pocos autores se ciñen a los extremos de cada una de ellas.

Así mismo el ius naturalismo es un modelo epistemológico de la filosofía del derecho que abarca desde la filosofía griega hasta la racionalista (derecho natural clásico), del racionalismo al ius positivismo derecho natural neoclásico y del ius positivismo a comienzos del siglo XIX, hasta la actualidad. Hubo un gran momento en el que el derecho natural se enfrento contra el consuetudinario.

El derecho natural es de carácter metafísico, es decir en él el derecho se contempla como algo lógico e invariable, solo se tiene en cuenta lo que el derecho debe saber, con independencia de lo que sus muchas y contradictorias regulaciones establezcan en el espacio y en el tiempo. Así según esta escuela lo que el derecho es no consiste en la mera autoridad del legislador (que es lo importante para el positivismo), sino que su auténtico carácter se oculta tras la realidad. A la verdadera naturaleza o esencia del derecho, pues solo podemos acceder mediante una razón exenta de provincianismos lógicos. Los ius naturalistas aíslan al derecho de este mundo y lo colocan en otro de carácter paradigmático, puesto que la virtualidad efectiva del derecho se opone a la arbitrariedad humana. El derecho natural capta la dimensión profunda del derecho por lo que se dice que en este modelo el derecho “es lo que debe ser”.

IUS POSITIVISMO:

Positivismo, sistema de filosofía basado en la experiencia y en el conocimiento empírico de los fenómenos naturales. En virtud de lo anterior, el positivismo considera a la metafísica y a la teología como sistemas de conocimientos imperfectos e inadecuados.

También conocido como positivismo jurídico, aparece en los años 20, define que el derecho es lo que los jueces dicen que es, las normas jurídicas se caracterizan por su indeterminación, no son claras. Esto provoca que solo cuando el juez la aplica a un caso concreto la norma adquiere un significado, esta teoría es muy radical, puesto que se dice que si el derecho solo adquiere sentido cuando lo aplican los jueces, estos tiene total potestad para decidir que es justo y que no lo es.

El ius positivismo entiende que derecho y moral son conceptos distintos, dado que el derecho existe con independencia de su correspondencia o con una u otra concepción moral, una norma jurídica no tiene condicionada su existencia a la moral, en todo caso puede ésta afectar su eficacia o legitimidad más eso es una cuestión distinta.

El ius positivismo es tan antiguo como el derecho mismo, aun que alcanzó su mayor desarrollo teórico a partir de los escritos del filósofo inglés Thomas Hobbes aplicados al ámbito jurídico.

CLASES DEL IUS POSITIVISMO:

IDEOLOGICO O FORMALISMO JURÍDICO: “La ley es la ley y hay que cumplirla” para ellos la plenitud hermética de del derecho consta en la ley escrita y nada más. La única interpretación válida del texto legal será la literal, y la ley es razón suficiente para actuar con toda justificación moral. El derecho es un sistema cerrado y sin lagunas, la interpretación y aplicación textual de la ley es verdadero derecho.

TEÓRICO O REALISMO JURÍDICO: Es la creencia de que el derecho es pleno, pero solo cuando es debidamente interpretado; el derecho es lo que los jueces dicen que es quienes el estado designo para interpretar y aclarar la ley tienen una última palabra respecto de la legalidad de nuestros actos. Las decisiones de los tribunales son verdadero derecho.

METODOLÓGICO O CONCEPTUAL: Iniciado por Carlos Santiago Nino en un análisis del derecho, es la creencia de que el derecho debe separarse de la moral solo para distinguir conceptos y evitar confusiones o ambigüedades. Todo derecho positivo es verdadero derecho, pero puede haber injustos.

IUS SOCIOLOGISMO: Es una concepción judicial del derecho, lo importante será la jurisprudencia y no la legislación, los principales factores jurídicos a tener en cuenta son los relacionados con la aplicación efectiva del derecho ante los tribunales, las normas o reglas jurídicas ejercen una influencia menor sobre las decisiones de los jueces y lo importante será su carácter y bagaje cultural, sus debilidades y aborrecimiento, sus perjuicios y opiniones e instintos, estos factores son los que determinan lo solución jurídica de cada caso, es el juez el único creador de derecho.

Fuente(s):

“Introducción al Estudio del Derecho” Eduardo García Máynez